Doble mirada a España, Las fotografías españolas de Josef Albers y Robert Rauschenberg

Doble mirada a España, Las fotografías españolas de Josef Albers y Robert Rauschenberg

exhibition view

Exhibition view

Prix sur demande

exhibition view

Exhibition view

Prix sur demande

exhibition view

Exhibition view

Prix sur demande

lundi 1 juillet 2013


Madrid, Spain

Aunque es asunto poco conocido e investigado, dos de los más importantes artistas del siglo XX visitaron España en la primera mitad del siglo pasado. Josef Albers y Robert Rauschenberg viajaron, respectivamente, en 1930 y 1953 por muy diferentes motivos.

Tras ocupar su nuevo puesto en Bauhaus -donde coincide con el recién nombrado director Mies van der Rohe- Albers aprovechó el verano del año treinta para viajar por Europa. De sus desplazamientos por España únicamente se conservan imágenes de una corrida de toros en San Sebastián -con las que el artista hizo dos collages- y otras tantas fotografías de Barcelona. Una de ellas, que refleja el ordenado rigor de unas butacas de mimbre en el clásico velador de verano, y que acompaña esta nota de prensa, era inédita y ha sido hallada recientemente entre los fondos del legado del artista con motivo de la investigación para documentar esta exposición.

El primer viaje de Rauschenberg a España fue su capital Grand Tour europeo y norteafricano con Cy Twombly. A diferencia de las extraordinarias imágenes romanas que están cuidadosamente compuestas, en las que Twombly sirvió en ocasiones como modelo, las fotografías españolas son en apariciencia tremendamente anecdóticas: unas barcas que saturan las aguas del puerto de Algeciras y dos imágenes de paredes madrileñas repletas de borrones, trozos de cartel y dibujos naif. A pesar de esta sencillez, las fotografías tomadas en España anuncian lo que sería la compleja composición de sus obras a su regreso a los Estados Unidos, sobre todo en años venideros.

Estamos pues ante unas pocas fotografías que reflejan pequeños detalles de la vida cotidiana de la España del siglo pasado, pero, si a ambos artistas ese detalle anecdótico (unas sillas en Barcelona o una pared llena de presencias en Madrid) fue lo que llamó la atención, esa era la impresión que de la España de entonces ambos tuvieron; esa fue, por tanto, su mirada a España.

Con motivo de la exposición se ha editado un catálogo con un ensayo de Mimi Thompson.